Orquesta Mulenze

La orquesta Mulenze surge en el año 1976, por la motivación de Edwin Morales en ese entonces un joven roquero que decide cambiar su guitarra por un bajo.

Y formar la orquesta YAMBO sirviendo muchas veces como acompañantes de artistas como HECTOR LAVOE, CELIA CRUZ, CHEO FELICIANO, ISMAEL MIRANDA entre otros, que llegaban sin orquesta a Puerto Rico; luego se identificaría y la conoceríamos adoptando el nombre de MULENZE.

La orquesta inicia en una época donde la salsa era un boom, y tuvo la fortuna de contar con músicos, compositores y cantantes de gran talla que son reconocidos actualmente; entre ellos podemos mencionar a CANO ESTREMERA (El albino de la Salsa) quien después ingresaría como vocalista a la banda del BOBBY VALENTIN; en los coros el cantautor PEDRO ARROYO quien ha aportado varias de sus composiciones a la MULENZE, en el piano ANDY GUZMAN y ERIC FIGUEROA, este ultimo uno de los influyentes en el estilo que adoptaría la orquesta practicando un ritmo algo sofisticado y un poco revolucionario para el público que sigue la música popular; MULENZE fue una de las primeras orquestas en usar sintetizadores dentro de la salsa, trabajando rítmicamente fuera del beat en el que se establece el patrón de la clave, dándole unas variantes de jazz a su música; fue una innovación que no fue muy aceptada por los grupos que ya estaban establecidos en ese tiempo, aun que más adelante esto le daría respeto y una identidad propia a la orquesta con sus geniales arreglos.

Hablar de la historia de La Mulenze, es hablar de continuos éxitos, con casi una veintena de producciones en el mercado, significando para todos los salseros, el Ayer, el Hoy y el Mañana de la Salsa Gorda, conservando la esencia, a la vez la renovación, concepto musical de este género.

Hay poco más que añadir, cuando uno trata de expresar lo que siente, de algo que es del dominio público, que lo saben todos, así pues les dejo con Edwin Morales, su bajo y la sensacional Orquesta Mulenze. En este caso es mejor que oigan y que se lo pasen excepcionalmente bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *