Benny Moré

Bartolomé Maximiliano Moré – (1919/08/24 – 1963/02/19) – Cantante y compositor cubano.

Nació el 24 de agosto de 1919 en San Isabel de las Lajas, Cuba.

En 1935, con 16 años, forma parte del primer grupo musical serio. Se va con su hermano Teodoro a cortar caña a la central Jaronú y conoce a Castellanos y Víctor Landa, que le ayudan a empezar a tocar la guitarra. Al año siguiente, 1936, se traslada a La Habana. Vive de vender frutas y viandas golpeadas o deterioradas y yerbas medicinales. En 1939 Bartolomé enferma de fiebre palúdica. Durante cuatro años vive como puede, tocando y cantando en bares y cafés que lo echaban a la calle para que no molestara a la clientela.

A comienzos de los 40, en la emisora CMQ comienza un programa titulado Corte Suprema del Arte, en el que concursa todo tipo de artistas. Los que triunfan son contratados por empresarios sin escrúpulos, que los explotan, otros no tienen tanta suerte y su participación en el concurso es cortada de forma brusca y humillante por medio del toque de una campana. Bartolomé se presenta al concurso, nada más empezar a cantar le tocan la campana. Más adelante volvió a participar en este programa y ganó el primer premio.

Su primer trabajo estable fue con el conjunto Cauto, que dirigía Mozo Borgellá. En la emisora CMZ cantó con el sexteto Fígaro, de Lázaro Cordero. En 1944 debuta en la emisora 1010, con un gran éxito, actuando con el septeto Cauto. Por entonces, Siro Rodríguez, del Trío Matamoros, lo escucha cantar en el bar El Temple, causándole una gran impresión. Algo después, el Conjunto Matamoros tienen que cantar en la emisora 1010 pero Miguel Matamoros está afónico y le pide a Mozo Borgellá (director del septeto Cauto), que le preste a uno de sus cantantes. Borguellá envío a Bartolomé, que se quedó con Matamoros, grabando varios discos. El conjunto estaba formado por Miguel, Siro y Rafael (voces), Ramón Dorca (piano), José Macúias y José Quintero (trompetas), Cristóbal Mendive (contrabajo) y Agustín Gutierrez (bongó). Al entrar Bartolomé pasa a ser la voz prima, substituyendo en este cometido a Miguel Matamoros, que se dedica a dirigir el conjunto.

Benny Moré fue por primera vez a México el 27 de abril de 1945. Llegaba como cantante principal del Conjunto Matamoros para cantar en una serie de presentaciones en la XEW y los centros nocturnos El Patio y Follies. Al concluir estos compromisos y marcharse Miguel Matamoros a España, decidió quedarse. Don Pancho Aguirre, empresario y dueño del Río Tosa y Montparnasse, le contrató y además le ayudó para que trabajara en el Waikikí. En ese centro lo escucharon los dueños del Ciro’s de Tijuana, quienes lo contrataron por un año.

Benny Moré destacó como compositor. En ese apartado recibió el apoyo de Graciela Olmos, La Bandida, que gustaba de componer -ella es autora de La enramada, entre otros éxitos- y rodearse de gente con talento musical. Así, las canciones de Benny se empezaron a conocer entre las mujeres galantes y noctívagos desmadrosos. Curiosamente, la que más le solicitaban era Desdichado, la primera que compuso, cuando tenía 14 años. Las grabaciones se hicieron algo común. Su genio seguía floreciendo. Benny no cesaba de componer, aunque muchas melodías llevadas a los discos habían nacido en los años difíciles de su vida, como la que le dedicara a su pueblo natal, San Isabel de las Lajas, o aquellas otras como Amor fugaz y Dolor y perdón, que le inspiró Margarita Bocanegra, la enfermera y auxiliar del doctor Ortiz Tirado, con quien contrajo matrimonio el 25 de agosto de 1945.

Muchas de sus composiciones le brotaban en los momentos y lugares más inesperados, mientras se bañaba o a la hora de comer. “Alcánzame un papel y un lápiz que se me acaba de ocurrir una melodía”, le decía a Margarita. Y así surgió Bonito y sabroso. Analfabeto musical, Benny era capaz de dictar a sus arreglistas lo que imaginaba, con fabuloso sentido de la armonía, los timbres, la rítmica. Y la voz, densa pero lírica, alegre o melancólica, sensual y violenta.

En su terruño asimiló la música religiosa de los congos, la rumba negra y la trova tradicional. Era poco menos que imposible bailar con la música del Benny sin caer en la tentación de observar al mismo tiempo lo que hacía sobre el escenario. El uso de ciertas vestimentas en ocasiones lindantes con lo estrafalario, contribuía también a realzar sus actuaciones. Y es que el factor escénico, tal como lo empleaba Benny Moré, fue consustancial a su arte, aun cuando su singularidad de creador musical jamás dependió de extravagancias ni de elementos extramusicales para ponerse de realce.

En La Habana se hizo maestro del género dominante, el bolero. Durante su estancia en México quedó deslumbrado con las grandes orquestas, de ahí su interés por participar con las mejores. Gana montones de dinero pero así mismo lo derrocha en francachelas de juego, licor y mujeres. Una de esas noches se sentó a la mesa de juego con Memo Salamanca “Pistachito” a las seis de la tarde del lunes y solo soltaron las fichas el miércoles a las ocho de la mañana. Estos excesos de licor, tabaco y peripecias de alcoba sumados al trabajo y las noches sin dormir terminaron de minar su salud ya resentida por las privaciones de la pobreza que sufrió de niño y adolescente.

Viajó a Estados Unidos como cantante de la Orquesta de Luis Arcaraz, considerada como una de las mejores del mundo, con la que actuó en una ceremonia para los asistentes a la entrega del precio Oscar del cine, en Los Angeles. Su estancia en México por alrededor de 15 años, con sus obligadas visitas a Cuba, fue placentera. Pero la nostalgia por su islita, por su gente y su conuco le obligaron a marcharse justo al triunfo de la Revolución, permaneciendo allí hasta el día de su muerte. Los interesados han dicho que Benny no se fue de Cuba porque no se lo permitieron.

El 16 de febrero de 1963, tres días antes de morir en La Habana, Benny actúa en Palmira.

Algunas composiciones
“Bonito y sabroso”, mambo
“Santa Isabel de Las Lajas”, son montuno
“Qué bueno baila usted”, son montuno
“Asì es la humanidad” (1953), mambo
“Vertiente Camaguey”, son
“Cienfuegos”, guajira
“Se te cayó el tabaco”, guaracha
“Locas por el mambo”, mambo
“Conocí la paz”, bolero
“Dolor y perdón”, bolero
“Mi amor fugaz”, bolero
“No te atrevas”, bolero
“De la rumba al cha-cha-chá”, guaguancó, cha cha chá
“Rumberos de ayer”, rumba
“Cinturita”, mambo
“Mata Siguaraya”, son montuno
“Francisco-Guayabal” son montuno
“Yiri yiri bon” guaracha mambo
“A mi padre” bolero
Camarera de mi amor” bolero mambo
Discografía básica
1971 – Beny Moré, DICAP
1992 – Beny Moré, de verdad, EGREM
1994 – Beny Moré en vivo, RTV Comercial/Discmedi
2001 – Beny Moré & Pérez Prado (2 CD), Orfeón Records
2004 – Bárbaro del Ritmo (1948-1950), Tumbao Cuban Clasix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *